Blog de fotosyletras

Comienzos del desorden

Aparentemente, muy rara vez nosotros como adultos nos tomamos el tiempo para contemplar el caos que es nuestra vida. Pero si lo hacemos, tendemos a lamentarnos sin comprender y, como moscas que chocan una y otra vez contra el mismo cristal, así nos inquietamos: sufrimos, nos consumimos, nos afligimos y nos interrogamos sobre el engranaje que nos ha conducido a donde estamos, y nos ha dejado en el camino de hacia donde queríamos ir. 


Y así, es como los más inteligentes pero de cierto modo, los más tóxicos hacen de su sistema de aflicciones "una religión", ¡Ah! la despreciable vacuidad de la existencia burguesa...


De igual manera hay quienes en sus mejores épocas intentaron emprender vuelo, pero al fallar prefirieron regresar y seguir en el mismo nido, ¿Qué ha sido de nuestros sueños de juventud? me pregunto con aire desencantado e insatisfecho, ¿Acaso se han desvanecido ante la perra vida?

Aún estoy en mi edad como adulto joven, pero odio ésta falsa lucidez de según intentar ser maduro, sinceramente, creo que soy como todos los demás: un chiquillo que no entiende que me ha ocurrido ni les ha ocurrido a cada uno de mis colegas que aunque tenemos un porte de rudeza y frialdad que vamos de duros con la vida, aunque más que eso somos unos malcriados infantes en cuerpo de hombres con ganas de querer llorar

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: