Blog de fotosyletras

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Carta a mi amor ausente

Escrito por fotosyletras 15-02-2018 en Amor. Comentarios (0)

Hola mi amor:

Hoy me desperté pensando en ti, y aún a 114 días, 2 horas, 23 minutos y algunos segundos de tu partida, aún no logro comprender el porqué te fuiste. Cierro los ojos, recuerdo tu sonrisa y me doy cuenta que significaste muchísimo más en mi vida, para lo que quizá fuiste destinado...

Tu adiós me dejó un vacío en el alma, no sabes la falta que me haces a cada momento, lo mucho que te necesito. Cuando el año finalizó no fue lo mismo decir "por los presente y los ausentes" porque tú ahora formabas parte de alguien que físicamente ya no podía estar aquí...

Cómo nos habíamos acostumbrado, tantos lugares, un puñado de recuerdos y cientos de fotos, hoy en día hacen que me invada la tristeza, sé la batalla tan grande que luchaste por seguir en pie, y a pesar de tus problemas; siempre demostrabas la fuerza de tu juventud, tu cautivadora sonrisa que irradiaba seguridad  y me hacía sentirme completo y pleno.

Mi amor, tu amor siempre me acompañará, siempre estarás conmigo aunque ahora ya no te pueda ver, tu amor siempre lo guardaré en mi corazón, tus caricias siempre estarán impregnadas en la calidez de mi piel y tus besos obligan a mis labios a sonreír al recordarte.

No sé cómo se dieron las cosas, y el momento en el cuál una llamada me heló la piel al decirme que estabas grave, los días y las horas se hicieron eternas por esperar tu recuperación, las oraciones y las palabras no paraban de elevarse pidiendo un milagro por saber que estuvieras bien, no tienes idea de lo que dolió tu partida, a veces, la melancolía me abate y me hunde el imaginar que jamás escucharé tu voz, ni tu risa...

Ser fuerte a cómo me enseñaste, cumplir la promesa que te hice, tengo la esperanza de que después de ésta vida, habrá otra y anhelo volver a verte, coincidir una vez más y seguirte amando, amarte hasta el final. 

Extraño tus ojos, tu aroma, tu todo. Llegué a amar todo de ti, y pese a lo vivido, me cuesta tomar valor el despertar, mirar el teléfono y ver que han pasado muchos días y el tiempo sigue pasando, sin ti, sin un nosotros...

Hoy me haces falta, tanto como cada día que pasa, y sé que ésto no cambiará, fuiste lo mejor que me pudo haber sucedido en la vida, y  me hubiese gustado compartir más aventuras y vivencias, y quizá en ésta vida no fue posible, espero encontrarte antes en la siguiente y disfrutar un juntos por siempre de más de dos eternidades...

Hasta siempre mi amor, hasta la próxima vida.

PD. I will love you till the end,

Comienzos del desorden

Escrito por fotosyletras 15-02-2018 en Reflexión. Comentarios (0)

Aparentemente, muy rara vez nosotros como adultos nos tomamos el tiempo para contemplar el caos que es nuestra vida. Pero si lo hacemos, tendemos a lamentarnos sin comprender y, como moscas que chocan una y otra vez contra el mismo cristal, así nos inquietamos: sufrimos, nos consumimos, nos afligimos y nos interrogamos sobre el engranaje que nos ha conducido a donde estamos, y nos ha dejado en el camino de hacia donde queríamos ir. 


Y así, es como los más inteligentes pero de cierto modo, los más tóxicos hacen de su sistema de aflicciones "una religión", ¡Ah! la despreciable vacuidad de la existencia burguesa...


De igual manera hay quienes en sus mejores épocas intentaron emprender vuelo, pero al fallar prefirieron regresar y seguir en el mismo nido, ¿Qué ha sido de nuestros sueños de juventud? me pregunto con aire desencantado e insatisfecho, ¿Acaso se han desvanecido ante la perra vida?

Aún estoy en mi edad como adulto joven, pero odio ésta falsa lucidez de según intentar ser maduro, sinceramente, creo que soy como todos los demás: un chiquillo que no entiende que me ha ocurrido ni les ha ocurrido a cada uno de mis colegas que aunque tenemos un porte de rudeza y frialdad que vamos de duros con la vida, aunque más que eso somos unos malcriados infantes en cuerpo de hombres con ganas de querer llorar